Estoy mejor que nunca. Como no hacerlo, si por fin me encuentro nuevamente; como no hacerlo si por fin dejo que me encuentren; como no hacerlo si ahora vuelvo a comprender que en la crueldad de la vida es donde se esconden los mejores tesoros de uno mismo; como no hacerlo si tengo la constancia de que hay algo al otro lado del sol; como no hacerlo si ahora tengo la oportunidad de coquetear con las tensiones del prójimo, que generan mi rebeldía; como no hacerlo si lo racional es placebo y lo irreal no deja de ser fútil.

miércoles, 17 de abril de 2013

SAGRADA FAMILIA

La familia, como núcleo de la corrupción social, es el primer instituto de relaciones obligatorias y coercitivas, por el que debe atravesar un individuo para "aprender" a delegar su libertad y ensuciar su conciencia, en pro de una insana adaptación al sistema putrefacto. Nos aferramos a ella, porque es la única manera que tenemos de enfrentar una dura vida, entre lobos dirigentes de la olla de grillos, creada por intereses fálicos.
Dentro de ella nos engañan mostrándose oficiosos por nuestro bienestar, con actitudes punitivas y mecanismos de extorsión, impidiéndonos conocer la libertad y chantajeándonos para que nos aferremos a sus pretensiones.
Nos malcrían tanto dentro de su seno, que cuando nos toca el turno de estar al mando, cometemos los mismos errores que nuestros progenitores y tendemos a la tiranía patriarcal.
La peor lacra de todo éste complicado mecanismo, es que se refleja constantemente en la sociedad, perjudicando y corrompiendo a nuestros semejantes. Por eso los anarquistas rechazamos las jerarquías, y a la familia, cómo un ejemplo de las peores tribulaciones.

17/07/2002

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tus comentarios me retroalimentan