Estoy mejor que nunca. Como no hacerlo, si por fin me encuentro nuevamente; como no hacerlo si por fin dejo que me encuentren; como no hacerlo si ahora vuelvo a comprender que en la crueldad de la vida es donde se esconden los mejores tesoros de uno mismo; como no hacerlo si tengo la constancia de que hay algo al otro lado del sol; como no hacerlo si ahora tengo la oportunidad de coquetear con las tensiones del prójimo, que generan mi rebeldía; como no hacerlo si lo racional es placebo y lo irreal no deja de ser fútil.

jueves, 16 de junio de 2016

VIAJE ASTRAL

Ahí, abstraído, embelesado, absorto, fascinado, afóbico, naufragando voluntariamente en aquella profundidad abismal de supernova; enganchado, asido, enredado, apegado, aprehendido por aquella fuerza gravitacional golosa, hambrienta, galga, voraz, ontófaga, ávida, devoradora incluso del vacío espacio entre dos miradas amalgamadas, fundidas, anexadas, derretidas, en imperceptible nubarrón de mucho y nada, de verdades altisonantes y silencios sublimes; mutismos que dicen mucho e historias errantes que concatenan, sintetizan, refieren,  condensan el linaje de Lilith y Afrodita.

Ahí, flotando, divagando, merodeando inerte, a cálida deriva, surcando el caudal de penumbras dulces cual pulpa, adornadas y alumbradas por aureolas de ilusión, ganando cercanía en la ruta a la Vía Láctea, para pasear al ritmo de una cueca, marcando compás en cada constelación, hasta llegado el reposo en Orión, donde debiera esperarse a que el éxtasis absoluto irradie en deschavetado merodeo; o hasta que la diosa Ariadna decida intempestivo abordaje en su balsa Luna para aquel viaje final.

(SAMU, 6 de junio de 2016)




1 comentario:

  1. Me encanta... Luna que con sus 4 ciclos: luna nueva, cuarto creciente, luna llena y cuarto menguante; siempre acompañada de la estrella, vigilante una de la otra...

    ResponderEliminar

Tus comentarios me retroalimentan